Tipos de cerradura

Image Blog

Os hablaremos de las diferentes cerraduras que podéis encontrar y de algunas de sus partes y subtipos. Hay 3 tipos:



1- CERRADURAS DE EMPOTRAR (puertas metálicas o de madera)

Estas cerraduras van embutidas en el interior de la puerta. La mayoría de ellas son reversibles, pueden modificarse para que sirvan para puertas que abran hacia la derecha o hacia la izquierda. Si no fueran reversibles, tendrás que tener en cuenta la mano de la puerta para comprarla correctamente.

Estas cerraduras pueden sustituirse por otras cuando se rompen, lo único a tener en cuenta es tener muy presenta las medidas de la cerradura para no tener que modificar la puerta.

Dentro de las cerraduras de empotrar hay diferentes niveles de seguridad.

  • Con resbalón. Estas son las cerraduras más simples; cuando se cierra la puerta queda asegurada con el pestillo. Por el interior, se abre solo con la manilla y por el exterior se abrirá con una llave (un cuarto de vuelta) o con una manilla si la hay. Hay que tener en cuenta que en este tipo de cerraduras, la seguridad es nula. Lo ideal es complementarlo con un cerrojo u otro elemento de seguridad.

  • Con resbalón más cierres. Así son las mayorías de cerraduras. Se suelen poner en puertas de exterior. Esta cerradura además te tener el resbalón, que se acciona nada más cerrar la puerta, incorpora uno o varios cierres (bulones) que se accionan con el giro de una llave.

  • Con resbalón, cierre y seguro o condena. Es la cerradura anterior pero añadiendo un seguro o condena que solo puede abrirse por dentro, evitando que si alguien se hace con la llave pueda entrar.

  • Con mecanismo antipático. Hay modelos que solo se abren y cierran con llave por el exterior y por el interior se cierran con un botón de giro. Este mecanismo permite, en caso de emergencia, abrir con llave desde fuera, ya que la mayoría de las cerraduras no pueden ser abiertas por el exterior si en el interior hay llaves puestas.

Hay que tener en cuenta si una cerradura de embutir es para puerta metálica o de madera.

Las cerraduras para puertas metálicas son muy comunes para trasteros o almacenes.

Fabricadas en acero inoxidable o acero niquelado, llevan resbalón y cierre en forma de petaca o de gancho.


2- CERRRADURAS DE SOBREPONER

Se colocan atornilladas sobre la cara interior de la puerta y su cerradero también va atornillado a la cara interna del marco. Si tienes una puerta vieja, se te ha roto la cerradura y no encuentras una que puedas poner sin tener que agujerear la puerta, estas con las ideales. Pueden ser con cuadradillo (usar manilla para abrir el pestillo) o accionarse con un gancho lateral o botón de giro.

Estas pueden ser:

  • Simples. Solo llevan un único cierre en forma de bulón (aparte del pestillo) que se acciona al girar la llave.

  • Multicierre. Bajo el pestillo, disponen de bulones laterales que se accionan girando la llave. Tienen varios puntos de cierre (la de la imagen tres) pero siempre salen del mismo cuerpo de la cerradura. Sólo tienen un único punto de seguridad con varios cierres.

  • Multipunto. Suelen ser las cerraduras más seguras. Tienen varios puntos de cierre en distintos lugares de la puerta. Suelen tener dos puntos, (parte inferior y superior de la puerta), en forma de barra que atraviesa la cerradura y uno o tres puntos laterales, hacia el marco, que son los bulones.

Cierran en varios puntos de la puerta.

La diferencia entre una cerradura y un cerrojo, es muy simple.

Un cerrojo solo sirve para asegurarte por un lado de la puerta y se accionan manualmente, mientras que una cerradura es un dispositivo que sirve para cerrar puertas mediante llaves. El cerrojo puede ser con llave también.


3- CERRADURAS ELECTRICAS

Las cerraduras eléctricas son las que se usan, por ejemplo, para abrir las cancelas exteriores de las casas, accionando un telefonillo, portero automático o videoportero desde el interior. Suelen llevar un pestillo, que es el que se anula mediante la apertura automática, y un cilindro para llave, que, si está echada impide que la puerta se abra a distancia. Por su parte, las cerraduras electrónicas se abren y cierran con el tecleo de un código numérico, mando, app… o desde el interior de la vivienda.

Producto añadido a la lista de deseados