Revisa la instalación de la calefacción

Image Blog

Con la llegada del otoño y antes de que el frió se haga sentir de verdad, debemos probar nuestra instalación de la calefacción para no tener sorpresas desagradables de última hora.

Por este motivo, desde Ferretería Casado queremos darte unos sencillos consejos para preparar nuestro sistema de calefacción ante el invierno.


Comprobar la presión de la caldera

Lo primero que debemos hacer es comprobar el buen funcionamiento de la caldera poniéndola en marcha al mínimo y comprobando su presión. Recomendamos que esté alrededor de 1,5 bares, pero es aconsejable mirar las instrucciones del fabricante de la misma.

En caso de que la presión haya bajado se deberá llenar el circuito abriendo una llave de corte situada en la propia caldera. Cuando la presión sea la adecuada, cerraremos la válvula.

Si su caldera dispone de Modo Invierno, deberá activarlo. Las caldera antiguas no disponen de esta función.


Revisar los radiadores

Deberemos comprobar que no existan fugas de agua y mantenerlos limpios por fuera y por dentro.

Si tienen marcas de agua o goteo, existe fuga. Si la misma es pequeña, puede intentar apretar las tuercas. Si es más importante o ésto no es suficiente, deberá llamar a un técnico en reparación de sistemas de calefacción.


Encender el termostato

Procederemos a encender la calefacción accionando el termostato o si no dispone de él, poniendo en marcha la caldera.


Pugar los radiadores

Una vez que los radiadores hayan alcanzado cierta temperatura, tocaremos el radiador para ver si calienta por todas partes y no tiene bolsas de aire. Si tuviera partes frías, será necesario purgarlo.

Para purgar un radiador colocaremos un recipiente bajo el tubo del purgador e iremos aflojando el tornillo central poco a poco hasta que salga todo el aire. Cuando salga un chorro de agua continuo, cerraremos la llave.


Volver a examinar la presión de la caldera

Con la purga de los radiadores es posible que la presión de la caldera haya disminuido. Si es así, deberemos proceder nuevamente al llenado del circuito. En el caso de que introduzcamos más agua de la debida, simplemente deberemos purgar de nuevo un radiador para sacar agua, hasta que la presión sea la adecuada.


Disfrutar de la calefacción

Una vez realizado todo el proceso y comprobado su buen funcionamiento, ya podemos poner en marcha la calefacción siempre que la necesitemos.

Producto añadido a la lista de deseados